domingo, 8 de julio de 2018

Pronunciamiento de la Plataforma Organizativa contra el Nuevo Aeropuerto y la Aerotrópolis

PRONUNCIAMIENTO 
DE LA PLATAFORMA ORGANIZATIVA
EN CONTRA DEL NUEVO AEROPUERTO Y LA AEROTRÓPOLIS

¡Demandamos al Presidente Electo AMLO la cancelación del NAICM!
¡El resultado electoral del 1 de julio indica un rechazo al autoritarismo!
¡O el nuevo gobierno se alía y defiende los intereses de la sociedad o ésta será su oposición!

El anuncio hecho por el Presidente Enrique Peña Nieto el 2 de septiembre de 2014, del impulso del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), representó para un grupo económico privilegiado, el triunfo de la idea de que la tierra y los recursos naturales son mercancía.

El golpe asestado al gobierno panista de Vicente Fox en 2001-2002 por parte del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) para echar abajo el NAICM, fue una afrenta que cobró su venganza con la incursión policiaco-militar en Atenco, ordenada por Fox y Peña Nieto en 2006. De esa manera se allanó el camino para la construcción del Nuevo Aeropuerto mediante una estrategia de despojo, cambiando de manera fraudulenta el régimen de propiedad social a dominio pleno en los ejidos de Atenco. Por todos es sabido que desde el 2001, el 2014 y hasta ahora, nunca se le ha preguntado a nuestros pueblos si están de acuerdo con ese mega proyecto. Por su parte, los gobiernos han ocultado los graves daños ambientales, ecológicos e hídricos que le ocasionaría al Valle de México. Únicamente se han abocado a hablar de las bondades del “progreso”, es decir, nos han impuesto un desarrollo sin sujetos sociales. Un “progreso” que no incluye a nuestros pueblos, sino que se nos despoja de nuestros territorios, paisajes, biodiversidad y ecosistemas pero que nos envía los desechos tóxicos de su ambición inmobiliaria.

Poco a poco estamos padeciendo los graves impactos del inicio de la construcción del Nuevo Aeropuerto. De manera irreparable, hasta ahora, lo están pagando nuestros cerros y territorios por la construcción de carreteras, la extracción de materiales y el tiradero de lodos tóxicos en Ecatepec, Tecámac, Acolman, Tepetlaoxtoc, Tizayuca, Temascalapa, Axapusco, San Juan Teotihuacán, Ixtlahuaca, Tezoyuca, Otumba, San Martín de las Pirámides, Nopaltepec, Tlaminca, Tocuila, Texcoco, Tlapacoya, Ixtapaluca, Amecameca, Tenango del Aire, Chalco, Tlalmanalco, Cocotitlán, San Pablo Atlazalpan y Atenco.    

Sin embargo, sabemos que es una obra que seguirá impactando en toda la zona metropolitana y el Valle de México, ya que una vez construido albergará obras de desarrollo inmobiliario (la nueva Santa Fe), de servicios, turístico y vías de comunicación (autopistas,  el tren interurbano México-Toluca, segundos pisos, líneas del metro y metrobus). Es decir, significa la edificación en pocos años de una Aerotrópolis que arrastrará consigo graves problemas de urbanización, de gentrificación, de contaminación, hídricos, ambientales, ecológicos y de seguridad, que deben considerarse políticas públicas de lesa humanidad.

Por su parte, las nuevas condiciones sociales y políticas que se generaron después de las elecciones del 1 de julio de 2018, y que llevaron al triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, indican que la sociedad mexicana está demandando un cambio en las relaciones de poder, entre gobernantes y gobernados, que hay un rechazo generalizado al autoritarismo. La tarea del nuevo gobierno electo, va más allá de un asunto de gobernabilidad al estilo priista. Se trata de tomar postura en los grandes temas nacionales, ya que éstos contraponen los intereses de la clase política y económica a los intereses de la sociedad mexicana.

El caso del Nuevo Aeropuerto no pasa únicamente por un tema de contratos jugosos, concesiones, corrupción, ni de inversión pública o privada, se trata de un asunto de especulación inmobiliaria, de urbanización desmedida y de elitización de espacios marginados para gente acomodada. Se trata pues, del presente y futuro económico de los grupos inmobiliarios a costa del grave daño ambiental, ecológico, arqueológico, hídrico y de vida, de la sociedad que habita en el Valle de México. En ese sentido, no hay punto de conciliación, o se gobierna para satisfacer a los grandes empresarios o se corresponde a la voluntad popular que eligió al nuevo gobierno.

Ante este nuevo escenario, los pueblos que vinimos luchando desde hace 17 años, los pueblos afectados por las obras de construcción del NAICM, los barrios afectados por las vías de comunicación a la nueva terminal aérea y las organizaciones e individuos afectados por los graves daños al medio ambiente, por el ecocidio y la amenaza de la urbanización desmedida en la Cuenca del Valle de México, hemos decidió organizarnos como Plataforma, para manifestar la demanda de Cancelación del Nuevo Aeropuerto y definir propuestas de desarrollo alternativo que serán presentadas ante los medios de comunicación, instituciones educativas, instancias jurisdiccionales y gubernamentales correspondientes.

Sabiendo en estos momentos, que el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, se encuentra valorando su decisión política de cancelar o no el NAICM, los que conformamos esta Plataforma le demandamos:

Que cancele el Nuevo Aeropuerto.
Tal como lo está evaluando el nuevo gobierno, que se aproveche el proceso de construcción para habilitar oficinas, de preferencia un parque ecológico, y se rehabilite en base a la vocación natural de esa zona, el Lago de Texcoco.
Que se decrete a la Cuenca del Valle de México como Área Natural Protegida, en su modalidad de Reserva de la Biosfera u otra modalidad que garantice su inalienabilidad y protección contra el capitalismo inmobiliario y los gobiernos cómplices.
Que el gobierno mexicano promueva ante la UNESCO, hasta alcanzar, la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad a la Cuenca del Valle de México.
Que se diseñe de manera conjunta entre sociedad civil y gobierno, un Proyecto de Desarrollo Alternativo para la Cuenca del Valle de México, que defina a las actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas y artesanías de la región como actividades estratégicas del país y del patrimonio cultural.  
Que se realice un proyecto de rehabilitación de los daños ocasionados por las obras de construcción a los pueblos afectados.

Estamos ante un momento de definiciones, tanto el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador como la Jefa de Gobierno Electa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, están a tiempo de detener el daño ambiental que ocasiona la construcción NAICM y el mega ecocidio que generaría la Aerotrópolis. Hoy se está definiendo el futuro del Valle de México, y si se continúa con la obra, seremos la Madre Tierra y toda la sociedad, quienes paguemos el costo ambiental, ecológico, arqueológico, hídrico y de vida, pero desde ahora, alguien tendrá que pagar el costo político.

C. Presidente Electo, hoy tiene en sus manos la posibilidad de aliarse a nuestros pueblos y a la sociedad nacional, impulsando un desarrollo alternativo en la Cuenca del Valle de México, o en su caso, tenernos en la calle defendiendo nuestro medio ambiente, territorios, agua y vida, como opositores a las decisiones de su gobierno. 

¡Usted decide! 

¡LA TIERRA, EL AGUA Y LOS RECURSOS NATURALES NO SE VENDEN
SE AMAN Y SE DEFIENDEN!

Ciudad de México, 7 de julio de 2018.

POR LA PLATAFORMA CONTRA EL NUEVO AEROPUERTO Y LA AEROTRÓPOLIS



  

viernes, 6 de julio de 2018

FPDT convoca a Conferencia de Prensa. sábado 7 de julio, a las 2 p.m.

**A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN* 

Convocamos a los medios de comunicación a la conferencia de prensa:

En el marco de la “Plataforma Organizativa de Contra el Aeropuerto y la Aerotrópolis”, invitamos a los medios de comunicación  a la Conferencia de prensa que el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-Atenco, junto con otras comunidades del campo y la ciudad,  organizaciones sociales y colectivos, daremos un mensaje al presidente electo Andrés Manuel López Obrador y la Jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, en torno al Nuevo Aeropuerto Internacional y sus implicaciones en toda la Cuenca de México.

La conferencia se llevará a cabo en el Lobby de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, ubicada en San Lorenzo #290 (metro Zapata o 20 de Noviembre), el día sábado 7 de julio, a las 2 p.m. 


Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-Atenco.



miércoles, 4 de julio de 2018

Carta abierta del FPDT - Atenco a Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México.

Señor Presidente electo de México,

Andres Manuel López Obrador:

Desde los pueblos de la orilla del agua, Atenco y todas las comunidades hermanas que sostenemos la defensa de la tierra, el agua, los cerros, la fauna, la flora y toda la vida que hemos cultivado desde tiempos ancestrales, nos dirigimos nuevamente a usted en esta nueva circunstancia que el día ayer se concretó en la vida política de nuestro  país, y en su condición como presidente electo de México, para recordar brevemente lo siguiente, con la reserva de que es mucho más amplio y profundo lo que habrá que dialogar y discutir.

Usted no ignora que la lucha contra la construcción del aeropuerto, en por lo menos estos 17 años, nuestros pueblos se han enfrentado a las más tremendas adversidades y embestidas de gobiernos convertidos en mafias entreguistas, que lo mismo han ordenado el despojo que avasallarnos con barbarie, como la que sufrimos el 3 y 4 de mayo de 2006 en Atenco, donde hubo asesinados, mujeres torturadas sexualmente, encarcelados, persecución política, allanamientos.

No ignora que aquellos pueblos que salimos avante gracias a la solidaridad y vocación por la vida, hoy seguimos luchando, defendiendo lo justo y somos más porque en el camino del tiempo, dolores y dignidades, resulta que en prácticamente toda la Cuenca de México estamos luchando por lo mismo y contra el mismo mal: el Nuevo Aeropuerto Internacional y las obras que proyectan una Aerotropolis de muerte.

Por lo que queremos recordarle lo siguiente: en distintos momentos de su trayectoria política, usted ha sido el único aspirante a la presidencia de la republica que ha señalado la inviabilidad del aeropuerto que se impone sobre el exlago de Texcoco y a su vez, ha sugerido otras alternativas. En los últimos meses escuchamos atentos cada planteamiento que usted hizo sobre el tema, y hasta le enviamos una carta para exponerle parte de nuestras razones morales, éticas, técnicas, económicas, sociales y ambientales, apelando a que nos escuchara de manera presencial, como lo ha hecho con los empresarios apologistas de la plusvalía y el progreso de muerte. Recientemente en Texcoco, habló de poner a consideración la inversión pública y la inversión privada, para continuar la construcción del Aeropuerto de muerte, incluso llevarlo a una Consulta. Anotamos puntualmente cuando en su cierre de campaña tuvo a bien reivindicar el respeto por los pueblos indígenas y sus recursos naturales. Y hace unas horas, ya en su calidad de presidente electo, en la entrevista del noticiario con Loret de Mola, usted plantea el tema del aeropuerto como parte de su agenda a tratar este día, 3 de julio, en Los Pinos con el señor Enrique Peña Nieto.

Pues bien. Como pueblos indígenas, originarios, mestizos, hijos soberanos de esta patria, señor presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le solicitamos audiencia directa para abordar el tema del Nuevo  Aeropuerto Internacional, sus implicaciones y consecuencias ambientales, sociales, económicas, legales, por mencionar algunas, que tanto agravio nos están causando.

No concebimos que un gobierno como el que usted reivindica, y por el que este 1 de julio el grueso del pueblo mexicano votó, acuerde o negocie con los interesados en el negocio el futuro y vida de la gente humilde del país, sin el consentimiento y decisión de los mismos pueblos, sin siquiera haberlos escuchado.

Hoy nuevamente lo conminamos a que nos mire, a que nos reconozca como actores sociales que somos de este país y en una lucha por la transformación del país que usted gobernará con las complejidades y desafíos que a cada quien nos corresponde asumir en la búsqueda de una vida digna para todas y todos, muy por encima de cualquier pretensión por regresar a la impunidad como norma, a la injusticia como regla, a la barbarie como costumbre. No más PRI. No más tiranía.

Atentos quedamos a su respuesta, mientras tanto, nosotros seguimos ejerciendo nuestra obligación moral para defender la vida, la nuestra y la de nuestros hijos y nietos, es decir, seguimos de pie, seguimos luchando contra el aeropuerto y su aerotrópolis, y con uñas y dientes seguimos defiendo el agua, la tierra, la vida.

Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada.
Zapata Vive, la lucha sigue.



Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-Atenco.




jueves, 10 de mayo de 2018

Carta abierta del FPDT al candidato Ricardo Anaya



Carta abierta a Ricardo Anaya, candidato del PAN-PRI

8 de mayo

Respuesta a Anaya:

Señor Anaya, en su encuentro con el sector turístico usted se pronunció por continuar con el proyecto del nuevo aeropuerto en el lago de Texcoco. Como todos, se pronuncia sin preguntarnos, sin consultar a los que hemos sido afectados por la necedad de construir en nuestras tierra su megaobra.

Según usted, no se debe politizar la construcción del nuevo aeropuerto. El viejo cuento de que las decisiones económicas no son decisiones políticas. 

Como si no fuera política la decisión de despojar a los pueblos para construir un negocio multimilonario. Como si no fuera política la lucha que durante 17 años hemos dado sin cesar en defensa de la tierra.

Para echar a andar su negocio millonario, debieron recurrir a una de las represiones más vivas en la memoria reciente de los mexicanos. En mayo de 2006 utilizaron a policías de los tres niveles (federal, estatal, y municipal), para aterrorizar a nuestros pueblos como castigo por oponerse al aeropuerto. Los partidos que hoy lo postulan aplaudieron la represión. Eso es político.

Político es que aún con el raquítico avance de la construcción, la corrupción ya es alarmante, lo mismo que la afectación ecológica. Incluso el hombre más rico del país se vio obligado a subir a la escena política para hablar del aeropuerto.

Detrás de esa fábula de que los gobiernos son neutrales en los temas económicos, lo que usted está expresando es para quién quiere gobernar. La prioridad de su gobierno no serán las necesidades de la población (escuelas, hospitales), sino garantizar las gigantescas ganancias de los pocos millonarios que serán beneficiados con el aeropuerto. La vida de los pueblos, de los trabajadores, de los que son un estorbo para sus negocios corruptos, sale sobrando.

Guárdese sus promesas de trabajos inestables y mal pagados. No nos creemos más la leyenda de que si los ricos se hacen más ricos, seremos beneficiados los pobres.

Su declaración parece un chiste, como su candidatura, como lo sería usted de presidente: una figura que permitiría que los mismos que llevan años sangrando al país, continúen haciéndolo impunemente.

Reiteramos nuestro firme compromiso con nuestra historia y con nuestra tierra: Llegue quien llegue a la presidencia, nosotros vamos a seguir luchando por defender la vida, frente a su aeropuerto de muerte.


Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra


viernes, 4 de mayo de 2018

A 12 años del #MayoRojo ordenado por Peña Nieto, no olvidamos y no nos rendimos.

En el aniversario 12 del mayo rojo, la represión ordenada en contra del pueblo de Atenco por Enrique Peña Nieto cuando era gobernador del Estado de México, conmemoramos dos cosas: la digna memoria y la terquedad rebelde. 


NO OLVIDAMOS
En la memoria de los pueblos está …
La incursión policiaca de los días 3 y 4 de mayo fue brutal: Hubo golpizas, tortura, detenciones arbitrarias, allanamientos, robos y destrucción injustificada de nuestros hogares. En su ensañamiento contra el pueblo, asesinaron a dos jóvenes: Alexis Benhumea y Javier Cortés, asesinatos que a la fecha continúan impunes. 

Para enfatizar el odio de los poderosos que se sentían heridos por los pueblos que defendieron la tierra, aquel operativo estuvo marcado por las decenas de denuncias de abuso sexual, que valientemente sostuvieron las compañeras detenidas en contra de la policía creada bajo las órdenes de Peña Nieto. Once de esas denuncias aún mantienen un proceso penal abierto en la Corte Internacional de Derechos Humanos en contra el Estado mexicano, que debe ser resuelto en los próximos meses. Peña Nieto tendrá que afrontar las consecuencias de asumir el operativo de Atenco en mayo de 2006.
Los policías de los tres niveles (municipal, estatal y federal) y los jefes de los policías, actuaron con saña a propósito, sabiendo que los protegía la impunidad de los funcionarios que cobijaron aquella atrocidad: Genaro García Luna, Eduardo Medina Mora (secretario de Seguridad Pública federa), Enrique Peña Nieto y Vicente Fox.
Participantes del movimiento, gente del pueblo que había participado en las protestas e incluso personas que iban pasando por el lugar, fueron detenidas arbitrariamente, torturadas, encarceladas injustamente. Después de cuatro años de lucha diaria, de llevar la denuncia de la injusticia por todo el país y al extranjero, juntamos la fuerza necesaria en una batalla legal y social, para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se viera obligada a liberar a nuestros compañeros, en el año 2010.

El actual proyecto del nuevo aeropuerto está cimentado en aquella represión, está manchado de sangre. Los que hoy debaten sobre progreso y viabilidad, inversiones y de negocios, ocultan que hablan también del asesinatos impunes, de la tortura y de ríos de sangre. A eso tuvieron que recurrir para tratar de imponer su proyecto de aeropuerto.

NO NOS RENDIMOS
Después de aquella brutal represión, los dueños del dinero y del poder, ansiosos de venganza, creyeron que habían eliminado la resistencia de los pueblos en contra del proyecto de nuevo aeropuerto y pese a todo, no ha sido así. Esos años de lucha por la libertad de los presos políticos, los despojadores sintieron el camino libre y hay que decirlo, tomaron ventaja en los pueblos, chantajeando a las comunidades para que por la vía del miedo y la manipulación, y sobre todo, la compra de voluntades de las autoridades locales, poco a poco debilitaran la resistencia de los ejidatarios. 

No es nada sencilla la batalla que resistimos después de 17 años de lucha permanente por la defensa de la tierra, no lo es cuando en nuestros pueblos se lucha contra la compra de voluntades que opera el PRI. 

En este camino hemos encontrado miles de manos hermanas, de pueblos hermanos, que nos abrazan y enlazan su lucha con la nuestra. Es gracias a ese México profundo, que resiste a la pesadilla  con la ternura de la solidaridad, que nosotros seguimos en pie.

Todos los beneficiados por el proyecto aeroportuario, dentro o fuera del gobierno, saben de la existencia de los pueblos que luchamos, que resistimos y que tenemos razones para oponernos a la imposición de un negocio turbio que implicaría la destrucción de nuestros pueblos. Les ha importado más coludirse para despojarnos, reprimirnos y lavarse las manos, antes que ceder a la razón, la verdad, el derecho y la justicia.

Ellos saben también que la construcción del nuevo aeropuerto está lejos de un punto de ser irreversible. Digan lo que digan, el aeropuerto se puede cancelar definitivamente. Aun así, y ya vemos las graves afectaciones a nuestros pueblos: se acaban nuestros cerros, roban nuestra agua, contaminan nuestros suelos, abren caminos por nuestros pueblos y por nuestros ejidos, ocasionan accidentes mortales, desprecian la voz y las necesidades de nuestros habitantes. Sabemos que tienen en  la mira el despojo y nuestra desaparición total, para construir ahí sus hoteles y sus centros comerciales.

Las evidencias son más fuertes que sus mentiras. Aunque los millonarios nos ofrezcan un paraíso de empleos, crecimiento, inversión, los pueblos saben que lo quieren es hacerse más millonarios, y que nada bueno vendrá para nosotros de ese proyecto.

No nos oponemos al progreso, mientras el progreso sea bienestar y una mejor calidad de vida para los pueblos, para los que en México somos de abajo. Pero nos negamos a reconocer como progreso un negocio turbio, lleno de corrupción, que no respeta la ecología y que tendrá como resultado la desaparición de nuestras tierras, de nuestros pueblos, de nuestra forma de vida y la pauperización de nuestros habitantes. Nos oponemos al enriquecimiento desmedido del puñado de corruptos de siempre a costa de la desaparición de nuestros pueblos.

Estamos en un momento decisivo para la vida de nuestros pueblos milenarios. 
A pesar de los golpes represivos que han dado a la organización, a pesar de la corrupción de las autoridades de nuestros pueblos, a pesar de su intento por comprar voluntades para que la población acepte vender la tierra, no nos han derrotado.

Nosotros hemos denunciado desde hace 17 años la atrocidad que significa un proyecto basado en la muerte, la corrupción, el ecocidio y el despojo. Pero aún debemos dar más eco a nuestra voz, para hacernos presentes en los debates cupulares que pretenden decidir sobre nuestro destino sin consultarnos. 

En el panorama nacional, nosotros llamamos a la movilización para decir con voz firma y clara: llegue quien llegue a la presidencia, seguiremos luchando contra el aeropuerto de muerte. 

No apoyamos ni llamamos a apoyar a ningún partido político, porque sabemos que la fuerza real del pueblo está en la movilización y la organización desde abajo. Somos respetuosos de quienes quieran ejercer su voto, pero nuestra organización mantiene su principio apartidista. 

En el municipio de Atenco resulta que el candidato del PRI, obviamente es uno de los que ha operado el despojo de la tierra, pero también, en 2006 actuó como el delator de las casas de las familias e integrantes de nuestra organización. Estos hechos, hoy reviven en la memoria y el pueblo está dispuesto a cerrarle el paso a quienes han contribuido a tanto agravio, a tanta bajeza y traición.

Para concluir, queremos decirles que los días en que desataron su venganza, hace 12 años, nos desgarraron y avasallaron, pero no se llevaron nuestra esperanza y coraje para seguir luchando y actuar con un sentido de congruencia, y apegados al principio de la verdad, la solidaridad y la claridad de que como un pedacito de patria de este México adolorido, asumimos la tarea para construir y luchar por la justicia, dignidad y libertad para todas y todos. 

ZAPATA VIVE, LA LUCHA SIGUE
Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.



miércoles, 2 de mayo de 2018

Open Letter from The People’s Front in Defense of the Land to Andrés Manuel López Obrador




 April 29th, 2018

Open Letter from The People’s Front in Defense of the Land to Andrés Manuel López Obrador

Mr. Andrés Manuel:

You know who we are. Don’t ignore our history. You and vast sectors of the society who support you, like academics, intellectuals, and the people who surround them, know perfectly well that we have faced three sexenios [six-year presidential terms] of horror and tragedies, from October 22, 2001, when [President] Vicente Fox declared the dispossession of our lands to build the International Airport.

You know it well, because since then, the people affected have had to go with machetes in hand to the capital, which in those years you governed, to protest and denounce that today [the airport] continues to be the most cunning violation of the right to live in peace in our communities.

Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto, el PRI, el PAN, el PRD, and their puppets – those who you call “the mafia of power” – have wanted to dispossess our lands. During the long seventeen years of blood, fire, and enormous sums of money, they have tried to take our history, our life. They have beaten us with unprecedented viciousness. For denying them our lands, we have suffered death, prison, persecution, and sexual violence. This way they attempted to defeat us, to humiliate us, to tear us apart. The only thing they have achieved, we repeat one more time, is to strengthen our love for the land and our conviction to defend it. The price that we have had to pay for it, Mr. Andrés Manual, is very high; you know it.

To this “mafia of power,” one can add the insatiable greed of others, like the businessman Carlos Slim, who sees in the new airport a way to multiply his bank accounts, already full of millions of dollars, in the world and in a country of grotesque inequality. Slim ordered the movement of all the resources so that nothing nor anyone would impede the construction of the airport of death. This magnate believes himself to be the government and feels that it is in his right to decide about our lives!

Immediately, the “mafia of power” obeyed the order, and in unison, demanded that the will of their master Slim be fulfilled. This “mafia of power” is, for the communities that have fought against it, the mafia of dispossession. To them, with the machete of dignity raised high, we say: we will not hand over our lands! Understand this: OUR LANDS DO NOT HAVE A PRICE! SLIM IS NOT THE GOVERNMENT!

Mr. Andrés Manuel:

What is at stake is, no more or less, than our life. You should understand that for us this is not about an airport project, but about the life and the history of our communities from time immemorial. This is about us not being displaced from our lands. The core of the conflict is the place that has been invaded to try to impose a great business, without care for the affronts and damages to our communities, and without care for the environmental and social catastrophe that their ambition is causing. This is about an airport that will not be built in Texcoco, for the good of our communities and such that money will not govern. This is the point! 

Our dilemma is not in deciding who will deprive us from our life, or how they will do it. Our dilemma is not in whether it is done with public or private money. It is not about knowing whether businessmen are “honest” or “corrupt,” or if there will be honest tenders or no open bidding. None of that.

WHAT WE DEMAND IS THAT THEY RESPECT OUR LIVES, OUR LANDS, OUR HISTORY AND OUR RIGHT AS MEXICANS TO THE COMMON GOOD.

The real struggle, Mr. Andrés Manuel, is that of the Mother Earth against the God of Money. In this struggle, we will not tire of repeating it, we opt for the Mother Earth. For us, the God of Money – whether he has a Mexican last name or a Lebanese origin – is synonymous with death and plunder. It does not matter if one calls it “good,” “bad,” “transparent,” or “corrupt”: the construction of the new airport deprives us of our life.

The airport in Texcoco is inappropriate because the lands where they will build are an area of aquifer recharge, with risks of subsidence and flooding; because their construction will spell the end for the lives of plants and animals in the zone, causing an ecological catastrophe, because this construction is an environmental crime that extends to the territories of many other communities where they are destroying mountains to take material or dumping waste, killing the life and drastically reducing the catchment of water; and because that construction destroys an archaeological zone.

This has been demonstrated by the Union of Scientists Committed to Society (Unión de Científicos Compremetidos con la Sociedad). This organization knows that the “corrupt” or “honest” capital, whether private or public, will damage in an identical way the air, the soil, and all the species that inhabit the area.

We firmly reiterate, without ambiguity or doubt: No to the airport! You, Mr. Andrés Manuel, should know that the only option that we have are our lands. For us, poor farmers opposed to death, there is no alternative. You have said that, for the good of all, “first the poor.” Here we are, the poor, resisting. Choose a side! 

Mr. Andrés Manuel:

You have met with business leaders, with bankers, with students from private universities. How great! You have heard them and have gone to where they are. 

Can you hear our words? Can you come to our lands? Can you come to San Salvador Atenco? Can you open your eyes to us? Can you open your ears and your heart even if we are only poor farmers who deny plunder and death? Can you listen to us even though we are not bankers or business leaders? Can you? We hope so.

Here, regardless, we will continue to stand strong, resisting. 
Here, machete in hand, we will continue fighting against the mafia of plunder.
Here we will continue, with the example of Zapata as our guide.

People’s Front in Defense of the Land 
[Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra]
ZAPATA LIVES! THE STRUGGLE CONTINUES!

domingo, 29 de abril de 2018

Carta abierta del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra a Andrés Manuel López Obrador

Señor Andrés Manuel:

Usted sabe quiénes somos. No ignora nuestra historia. Usted y los vastos sectores del pueblo que lo apoyan, así como los académicos, intelectuales y personalidades que lo rodean, saben perfectamente que hemos enfrentado tres sexenios de horror y tragedias, desde el 22 de octubre de 2001, cuando Vicente Fox decretó el despojo de nuestras tierras para la construcción del Aeropuerto Internacional.

Lo sabe bien, porque desde entonces los pueblos afectados hemos tenido que ir con machete en mano hasta la capital, que en esos años usted gobernó, para manifestarnos y denunciar lo que hoy sigue siendo la violación más artera al derecho de vivir en paz en nuestros pueblos.

Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto, el PRI, el PAN, el PRD y sus comparsas  ̶ lo que usted llama "la mafia del poder" ̶  nos han querido despojar de nuestras tierras. Durante largos diecisiete años, a sangre, fuego y billetazos, han intentado quitarnos nuestra historia, nuestra vida. Nos han golpeado con saña inaudita. Por negarnos al despojo, hemos padecido muerte, prisión, persecución y violaciones sexuales. Así pretendieron doblegarnos, humillarnos, deshacernos.  Lo único que han conseguido, lo decimos una vez más, es fortalecer nuestro amor por la tierra y nuestra convicción de defenderla. El precio que hemos tenido que pagar por ello, señor Andrés Manuel, es muy alto; usted lo sabe.

A esta “mafia del poder”, se le suman otros insaciables, como el empresario Carlos Slim, quien ve en el nuevo aeropuerto una forma de multiplicar sus cuentas millonarias en un mundo y en un país de grotesca desigualdad. Slim ordenó mover todos los instrumentos para que nada ni nadie impida la construcción del aeropuerto de muerte. ¡Este magnate se cree gobierno y se siente con derecho a decidir sobre nuestras vidas!

De inmediato, “la mafia del poder” acató la orden y, en coro, exigió que se cumpliera la voluntad de su amo Slim. Esa “mafia del poder” es, para los pueblos que hemos luchado contra ella, la mafia del despojo. A ellos, con el machete de la dignidad en lo más alto, les decimos: ¡No vamos a entregar las tierras! Entiendan: ¡NUESTRAS TIERRAS NO TIENEN PRECIO! ¡SLIM NO ES GOBIERNO!

Señor Andrés Manuel:

Lo que está en juego es, ni más ni menos, que nuestra vida. Usted debe comprender que para nosotros no se trata de una obra aeroportuaria, sino de la vida y la historia de nuestros pueblos desde tiempos milenarios. Se trata de que no nos despojen de nuestras tierras. El fondo del conflicto es el lugar que han invadido para tratar imponer un gran negocio, sin importar los agravios y los daños a los pueblos, y sin importar la catástrofe ambiental y social que su ambición está provocando. Se trata de que el aeropuerto no se haga en Texcoco, por el bien de nuestros pueblos y para que no sea el dinero quien gobierne. ¡Ese es el punto!

Nuestro dilema no está en seleccionar quién o cómo habrán de despojarnos de la vida. Nuestro dilema no está en si se hace con dinero público o privado. No se trata de saber si los empresarios son “honestos” o "corruptos", o de si se hará con licitaciones transparentes, o con adjudicaciones directas. Nada de eso.

LO QUE NOSOTROS EXIGIMOS ES QUE RESPETEN NUESTRAS VIDAS, NUESTRAS TIERRAS, NUESTRA HISTORIA Y NUESTRO DERECHO COMO MEXICANOS AL BIEN COMÚN.

La pugna real, señor Andrés Manuel, es la de la madre tierra contra el dios dinero. En esa pugna, no nos cansaremos de repetirlo, nosotros optamos por la madre tierra. Para nosotros, el dios dinero –así tenga apellido nacional o de origen libanés– es sinónimo de muerte y despojo. No importa si se apellida “bueno”, “malo”, “transparente” o “corrupto”: la construcción del aeropuerto nos despoja de la vida.

El aeropuerto en Texcoco es improcedente porque los terrenos donde se construye son una zona de recarga en mantos acuíferos, con riesgos de hundimientos e inundaciones; porque su construcción acabaría con la vida de las plantas y animales de la zona causando una catástrofe ecológica, porque esa construcción es un delito ambiental que se extiende a los territorios de muchos otros pueblos donde están destruyendo cerros para sacar material o están arrojando desperdicios, matando la vida y reduciendo drásticamente la captación de agua; y porque esa construcción destruye una zona arqueológica

Así lo ha demostrado la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad. Esta organización sabe que el capital “corrupto” o el “honesto”, el privado o el público, dañaría de igual manera el aire, la tierra y todas las especies que en la zona habitan.

Con firmeza reiteramos, sin ambigüedades ni lugar a dudas: ¡No al aeropuerto! Usted, señor Andrés Manuel, debe saber que lo único que tenemos es nuestra tierra. Para nosotros, campesinos pobres opuestos a la muerte, no hay alternativa. Usted ha dicho que, por el bien de todos, “primero los pobres”. Aquí estamos los pobres, resistiendo. ¡Defínase!.

Señor Andrés Manuel:

Usted se ha reunido con empresarios, con banqueros, con estudiantes de universidades privadas. ¡Qué bueno! Los ha escuchado y ha ido hasta donde ellos se encuentran.
¿Puede escuchar nuestra palabra? ¿Puede venir a nuestras tierras? ¿Puede venir a San Salvador Atenco? ¿Puede abrir sus ojos ante nosotros? ¿Puede abrir sus oídos y su corazón aunque sólo seamos campesinos pobres que se niegan al despojo y la muerte? ¿Puede escucharnos aunque no seamos banqueros ni empresarios? ¿Puede? Ojalá así sea.

Aquí, de cualquier manera, seguiremos en pie, resistiendo.
Aquí, machete en mano, seguiremos peleando contra la mafia del despojo.
Aquí seguiremos, con el ejemplo de Zapata como manto.


Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.
¡ZAPATA VIVE, LA LUCHA SIGUE!