jueves, 28 de agosto de 2014

Repudian la agresión a atenquenses

Profesores, estudiantes y egresados de la licenciatura en sicología de la UAM Xochimilco manifestamos nuestro repudio a las agresiones que sufrieron integrantes del FPDT el 22 de agosto, mientras se manifestaban pacíficamente frente a la sede del Tribunal Unitario Agrario en la ciudad de Texcoco.

Conocemos de primera mano la legítima lucha de los pueblos de Atenco por defender su territorio y en contra del proyecto aeroportuario, mismo que el gobierno en turno insiste en construir sobre territorio atenquense. Sabemos que en sus intentos de despojo, el gobierno se ha valido de todo tipo de ilegalidades: extorsión, compra de ejidatarios, intimidación y amenazas a la población, realización de asambleas ejidales que violan la ley agraria y los estatutos internos de los ejidos, entre otras. Ahora, a todo ello se suma el uso de grupos de choque para reprimir al FPDT.

Como universitarios comprometidos con las justas causas populares, condenamos enérgicamente estas acciones y el uso de la violencia física, sicológica, política o de cualquier otra índole, en contra de quienes ejercen su derecho a la manifestación, la protesta y la defensa de su territorio. Hacemos llegar a los pueblos de Atenco un abrazo fraterno, de apoyo y solidaridad. Llamamos a la sociedad civil para que se manifieste en contra de estos actos de violencia inaceptable, de modo que no permitamos un nuevo capítulo de represión y sangre en Atenco.

Mariana Robles, Julio Ramos Díaz, Álvaro Galván Salazar, Alejandro Cerda García, Luis Andrés García Barrera, Isaac Villanueva Martínez, Aída Robles, Víctor A. Zambrano Puga, Antonio Santiago García, Raúl Villamil Uriarte, Sbeithy Santos Fregoso, Rocío E. Villegas Martínez, Eugenia Vilar Peyri, Guadalupe Maya Chávez, Jonathan Guevara Moreno, Carlos Pérez Zavala, M. Aline Salas Hernández, Óscar R. Pérez Campos y 71 firmas más


Reconocimiento al FPDT
Nos indigna la agresión orquestada contra los hermanos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de San Salvador Atenco que exigen a las autoridades correspondientes verdad, legalidad y justicia en su lucha por la defensa de la tierra y la dignidad.

Qué tan perverso es este sistema que enfrenta hermanos contra hermanos, decía el arzobispo mártir, monseñor Romero. Nuestra solidaridad fraterna y reconocimiento por su lucha justa y pacifica.

Párroco Jesús Ramos Muñoz, y equipo de pastoral social y comunidades eclesiales de base: Carmen N. Robles Cipriano y Lorenza Ojeda



miércoles, 27 de agosto de 2014

Condenan agresión a comuneros de Atenco

Los participantes en el Encuentro en defensa de la tierra, el agua y la vida, condenamos enérgicamente la agresión a los comuneros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) por golpeadores del PRI, en un nuevo intento de arrebatarles ssu tierras en Atenco. Exigimos respetar el derecho de los habitantes de Atenco y de quienes luchan por defender sus tierras por la vía pacífica, legal y social. Exigimos que el gobierno garantice la libertad de expresión y manifestación.

Armando Bartra, Víctor M. Toledo, Martín Velázquez (Comcausa/ Campaña Sin Maíz no hay País), Jaime Cuevas e Ixchel Carranza (Enlace, Comunicación y Capacitación, AC) Francia Gutiérrez Hermosillo, Rosario Cobo, Lorena Paz Paredes (Instituto Maya/ Campaña Sin Maíz no hay País) Alberto Arroyo, Iván Jiménez (Remalc), Alejandro Cruz Juárez (Maiz), Víctor Suárez, Enrique Pérez Suarez (Anec), Leticia Correa y Dinorah López (FIAN México), Julieta Ponce, (Coa-Nutrición) Alejandro Álvarez Fernández, Catherine Marielle (Gea), Sofía Medellín Urquiaga (34 organizaciones y 56 firmas)


Solidaridad con Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra

El Movimiento Popular de Pueblos y Colonias del Sur en solidaridad con el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) denunciamos al gobierno federal, al gobierno del estado de México y priístas por usar estrategias violentas que niegan el derecho de los pueblos a defender su tierra.

Exigimos respeto al FPDT, que mantiene una lucha digna a través de la defensa legal, la movilización social organizada y pacífica y que se ha mantenido firme al rechazar un proyecto que sólo busca beneficiar a los inversionistas, despojando a los habitantes de los pueblos de lo que aman: su tierra. Su lucha nutre nuestras luchas en defensa de la vida, la tierra el agua y la dignidad.
 
Movimiento Popular de Pueblos y Colonias del Sur: Lourdes Hernández Montiel, Movimiento Popular de Pueblos y Colonias del Sur, Efigenia Garnica Vigil, Enriqueta Curiel y tres firmas más









sábado, 23 de agosto de 2014

Priístas agreden a miembros del FPDT que pretendían llegar al Tribunal Agrario

Unos 80 individuos, encabezados por Teodoro Martínez, golpearon a comuneros
Priístas agreden a miembros del FPDT que pretendían llegar al Tribunal Agrario
Foto
Los miembros del FPDT salieron de Atenco en marcha pacífica y al arribar al centro de Texcoco sufrieron una agresión que dejó 15 lesionados Foto Javier Salinas
 
Javier Salinas Cesáreo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 23 de agosto de 2014, p. 11
Texcoco, Edomex, 22 de agosto.

Unos 80 hombres, encabezados por el priísta Teodoro Martínez, arremetieron a golpes y lesionaron a unos 15 integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de San Salvador Atenco para impedir que protestaran frente al Tribunal Unitario Agrario de Texcoco.

Los comuneros acudían a una audiencia para exigir la anulación de la asamblea del comisariado ejidal celebrada el pasado primero de junio, en la cual se aprobó el cambio de uso de suelo de más de mil hectáreas de uso común a dominio pleno, para poder enajenarlas y que el gobierno construya, por ejemplo, el aeropuerto alterno a la ciudad de México.

De los 15 integrantes del FPDT atacados a golpes –entre ellos Ignacio del Valle Medina, dirigente del movimiento atenquense–, cinco resultaron descalabrados y sangrando de fosas nasales, mientras varias mujeres activistas presentaban moretones.

Los dirigentes del FPDT aseguraron que se trató de una agresión orquestada, premeditada y planeada desde el gobierno federal y el Tribunal Agrario, que pagó a golpeadores y priístas con el fin desestabilizar el movimiento porque buscan apoderarse de las tierras para la construcción del aeropuerto.

Del Valle Medina afirmó que es una provocación para justificar una intervención de las fuerzas federales y estatales, como la ocurrida en San Salvador Atenco en 2006, cuando el ahora presidente Enrique Peña Nieto era gobernador del estado de México.

Alrededor de las 8 de la mañana, unos 150 miembros del FPDT marcharon de la explanada de Atenco hacia las instalaciones del Tribunal Unitario Agrario, ubicadas en el centro de Texcoco. En el trayecto, bloquearon la carretera federal Texcoco-Lechería.

Ahí los esperaba un grupo de 80 hombres, en su mayoría jóvenes, encabezados por Teodoro Martínez (ex candidato tricolor a la alcaldía de Atenco), y algunos comuneros, quienes formaron una valla para impedirles el paso.

Los inconformes gritaron consignas para exigir al tribunal la anulación de la asamblea ejidal celebrada el primero de junio y rechazaron el proyecto de edificación del nuevo aeropuerto en sus terrenos.

Sin mediar palabra, los sujetos empezaron a golpearlos, agredieron a varias mujeres, que resultaron con moretones, y arremetieron contra los dirigentes del movimiento atenquense, entre ellos Ignacio del Valle, Felipe Álvarez, Adán Espinoza y Jorge Flores.

Después de unos 8 minutos, los integrantes del FPDT se replegaron y, al grito de no caeremos en provocaciones, formaron una valla para protegerse. La tensión aumentó; 20 minutos después, se suscitó una segunda agresión, pero más fuerte, que duró 15 minutos.

Los sujetos utilizaron palos. Los atenquenses resistieron en la valla y, aunque portaban sus machetes, no los utilizaron para defenderse. Después de ser golpeados, los manifestantes se retiraron y marcharon hacia Atenco.

Desde el segundo piso del tribunal, los funcionarios observaron la riña, mientras un grupo de policías municipales –que habían escoltado la marcha– miraban desde una cuadra antes.

Los miembros del FPDT denunciaron que en la asamblea ejidal se cometieron serias irregularidades: se aceptó a personas que no eran ejidatarios para cumplir con el quórum legal y se les dio derecho a voto, y no hubo discusión para la aprobación del cambio de uso de tierras de terrenos parcelados a dominio pleno, entre otras anomalías.






viernes, 22 de agosto de 2014

Comunicado urgente del FPDT: 22 de agosto de 2014

Comunicado urgente del FPDT: 22 de agosto, 2014.

¡Atenco y Texcoco no están en venta, la tierra no es mercancía! 

El día de hoy, 22 de agosto, el Tribunal Agrario con sede en Texcoco, citó la primer audiencia  en razón de la demanda que interpusieron dos ejidatarios defensores de la tierra para exigir la nulidad de la asamblea ejidal del 1º de junio y la suspensión del acta resultante de ésta, en el Registro Agrario Nacional (RAN) dadas las inconsistencias legales y corruptelas que predominan.

Desde muy temprana hora, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, la población de las comunidades vecinas, compañer@s solidarios y medios de comunicación alternativos, caminaron por la carretera federal México-Lechería para dirigirse hacia el Tribunal agrario ubicado en una de las calles céntricas de Texcoco.

Aproximados al punto de llegada, decenas de priistas y un grupo de jóvenes -muchos de ellos sus propios familiares e identificados desde el 1º de junio, portando camisetas con la leyenda "Atenco, paz y progreso"-, igual que en la asamblea ejidal del 1º de junio, esta vez obstaculizaron el paso y arremetieron contra la manifestación que tenía como objetivo central llegar al Tribunal Agrario y acompañar desde afuera la audiencia.

Mientras tanto, dentro del Tribunal Agrario, el secretario de acuerdos, Moisés Jiménez, en ausencia del magistrado Daniel Magaña -con quien se comunicaba por vía telefónica- pidió a la parte demandada, el comisariado ejidal, presentar las actas de las convocatorias (18 de mayo y 1º de junio) y el acta resultante después de la asamblea, a lo que éste respondió que no llevaban nada, pues lo tenía el RAN; por lo que a su vez, el secretario solicitó al RAN, presentarlos para el próximo 8 de septiembre a las 10 de la mañana. Quedando asentada otra fecha de audiencia. De esto último, subrayamos que la inscripción del acta en el RAN ya fue suspendida desde hace varias semana y los señores del comisariado ejidal ya han sido notificados, por lo que podemos entender las agresiones y provocaciones que este día generaron, como la única opción y reacción ante la evidente ilegalidad con la que están operando la entrega de las tierras a manos privadas

Cabe señalar que el secretario Moisés Jiménez, solicitó a nuestros compañeros demandantes, que los miembros del FPDT, comunidades y organizaciones solidarias, suspendieran la manifestación, a lo que se le respondió que, no sólo tenemos todo el derecho de manifestación y libre expresión, sino que, los responsables de las provocaciones y la irrupción con violencia, son gente que acompaña al presidente del comisariado ejidal.

La provocación de los priistas nuevamente se reactivó para obstaculizar la defensa de la tierra. Otra vez recurrieron a su grupo de choque, golpeando a varios compañeros y compañeras, y también a compañer@s de los medios alternativos de comunicación a los que intentaron despojar de sus cámaras.

Con esta acción, nada novedosa, están tratando de montar una nueva antesala de represión e inmovilidad para nuestros pueblos defensores de la tierra. Ocurrió en 2006, y pretenden seguir con la misma estrategia de sembrar averiguaciones previas, para seguirse con la siembra de delitos contra la población que abiertamente reafirmamos nuestro amor por la tierra y acudimos a la defensa legal y la movilización social organizada y pacífica.

No se engañen. El problema no es de un pueblo peleándose entre sí, el problema es la defensa de la tierra contra el gran despojo que desde los gobiernos en turno operan para beneficio de las grandes corporaciones que insisten en adueñarse de nuestra patria pasando por encima de cientos de pueblos que defendemos y ejercemos nuestro derecho y obligación de luchar para defender lo que es del pueblo. Los grupos de choque del priismo, los entreguistas, los usureros, están haciendo el trabajo sucio a un problema más profundo donde está en juego, la libertad, la soberanía y el futuro de nuestro país.

Reafirmamos el amor a nuestra madre tierra, nuestra decisión a defenderla como otro derecho social al que no sólo los ejidatarios, herederos de la lucha revolucionaria, sino también la población en general tenemos.

Que lo entienda Enrique Peña Nieto y las mafias entreguistas, que lo entiendan los dueños del dinero: LA TIERRA NO ES UNA MERCANCÍA; LA TIERRA, EL AGUA Y TODO LO QUE DESCANSA SOBRE ÉSTA, ES DE LOS PUEBLOS Y SUS HIJJOS QUE LA CULTIVAN Y LA DEFIENDEN.

Llamamos a los pueblos de México y el mundo, para prestar sus ojos a este pedacito de patria que igual que otros pueblos ejemplares, sigue levantando el machete y la dignidad en defensa de la tierra y la vida.

La siguiente audiencia será para el día 8 de septiembre a las 10 a.m. en el mismo Tribunal agrario de Texcoco.

 Hace unos momentos, los defensores de la tierra de los pueblos de la orilla del agua, retornaron a la plaza de San Salvador Atenco donde se concentran para denunciar lo ocurrido.

Agradecemos la difusión y acompañamiento.

¡LA DIGNIDAD PUEDE MÁS QUE LA VILEZA!

¡LA TIERRA NO SE VENDE SE AMA Y SE DEFIENDE!

Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Marcha viernes 22 de agosto: Atenco - Tribunal Agrario de Texcoco. Salida: 8am



Viernes 22 de agosto de 2014: Primer audiencia ante el Tribunal Agrario en Texcoco, Edo. de México.

Concentración en la plaza de San Salvador Atenco, a partir de las 7 a.m. 
Salida a las 8 a.m. hacia el Tribunal Agrario, ubicado en la calle Nezahualcoyotl, en el centro de Texcoco (Cerca del palacio municipal y  justo frente a la Casa de Cultura de Texcoco)



LA TIERRA NO SE VENDE, SE AMA Y SE DEFIENDE
En los últimos meses los tres niveles del gobierno (municipal, estatal y federal) han arreciado sus intenciones para despojar a los ejidatarios de la tierra y entregarla a manos privadas, con la finalidad de concretar proyectos como Ciudad Futura y la construcción del aeropuerto –que en 2001 fue derrotado por la lucha del FPDT. 

Las asambleas ejidales son ahora, la rendija en la que los saqueadores han encontrado una nueva estrategia para manipular,  dividir a los ejidatarios y la población. Cambio de destino de las tierras ejidales a dominio pleno, es decir, a tierras privadas, dinero, promesas falsas, desinformación, intimidación, entre otros recursos, son las armas a las que han recurrido los priistas en las comunidades que en 2001 resistieron y echaron abajo el decreto expropiatorio el proyecto aeroportuario en 2002. 

El 1 de junio del presente año, en una asamblea ejidal, realizada en San Salvador Atenco, dotada de toda ilegalidad desde su propia convocatoria hasta la forma grotesca en que se lleva a cabo para cambiar el destino de las tierras comunales a tierras parceladas y en seguida, adquirir el dominio pleno, es decir, convertirse en tierras privadas, los ejidatarios y ejidatarias dignas, previendo tal imposición, decidieron interponer una demanda de nulidad ante el Tribunal Agrario, misma que enseguida se hace necesario ampliar para exigir que el acta resultante de dicha asamblea, no se inscriba en el Registro Agrario Nacional, dada la corrupción que le impera. 

Importante es decir que el Tribunal Agrario ya ordenó al RAN que no se inscriba ningún acta proveniente del 1 de junio. La contraparte en cuestión, que son el presidente del Comisariado Ejidal y el Consejo de Vigilancia ya han sido notificados por el Tribunal agrario. 

Por este motivo, este 22 de agosto se llevará a cabo la primer audiencia a las 9 de la mañana en el Tribunal agrario con sede Texcoco.

Consideramos que dada la nueva embestida contra todos, la movilización social tendrá que acompañarse de la defensa jurídica que desde el FPDT ya hemos emprendido junto con el abogado Ricardo Lagunes y el acompañamiento de muchos más compañeros y compañeras que desde su quehacer jurídico dotan al pueblo de elementos para seguir dando la lucha por nuestra patria. 



CONVOCAMOS A TODAS Y TODOS PARA QUE NOS ACOMPAÑEN Y DIFUNDAN QUE NUESTROS PUEBLOS NO ESTÁN EN VENTA.
¡TIERRA, AGUA, VIDA PARA TOD@S!

Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra- agosto 2014.


lunes, 18 de agosto de 2014

Acuerdan organizaciones plan de acción en defensa de la tierra y contra reformas #EncuentroEnAtenco

Grupos campesinos y sociales crearán frente de resistencia y estrategia legal
Acuerdan organizaciones plan de acción en defensa de la tierra y contra reformas
Al concluir foro, denuncian que el despojo de agua, bienes y derechos es una realidad cotidiana
Javier Salinas Cesáreo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 18 de agosto de 2014, p. 17
San Salvador Atenco, Méx., 17 de agosto.

Representantes de unas 100 organizaciones campesinas, sindicales y sociales definieron un plan de acción en defensa de la tierra, el agua y contra el despojo de los pueblos y las reformas estructurales aprobadas, en el que destacan movilizaciones durante los días nacionales del Maíz y de la Industria Eléctrica, así como al conmemorarse 100 años del encuentro entre Zapata y Villa.

También incluye la integración de un frente de resistencia y la conformación de una estrategia legal a partir de las recientes modificaciones constitucionales, así como la promoción de amparos colectivos contra las reformas.

Una de las primeras acciones a realizar es una marcha el próximo 22 de agosto de San Salvador Atenco hacia los juzgados de Texcoco, que encabezará el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), para participar en una audiencia, luego de la suspensión provisional que otorgó un juez contra la asamblea del comisariado ejidal del pueblo Atenco, celebrada el pasado junio, en la que se aprobó el cambio de uso de suelo de más de mil hectáreas de uso común a dominio pleno para poder enajenarlas.

Esta aprobación significa el primer paso para la venta de las tierras al gobierno federal para que pueda llevar a cabo en ellas los proyectos Ciudad Futura, con la construcción de carreteras, la zona de mitigación, el rescate del lago de Texcoco y la edificación del aeropuerto alterno a la ciudad de México.
Declaratoria final

Durante sábado y domingo, unos 400 activistas participaron en el Encuentro y Jornadas Nacionales en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida, y mediante cinco mesas de trabajo definieron el plan de acción y conformaron comisiones para dar seguimiento a éste.

“El despojo es una realidad cotidiana que padecemos todas y todos: despojo de la tierra, del agua, del aire, de la biodiversidad, de nuestros saberes, del patrimonio familiar y comunitario, de los bienes comunes, derechos individuales y colectivos. No es algo nuevo, pero en los tiempos del neoliberalismo el despojo se ha intensificado. Los megaproyectos se imponen sin el consentimiento de las comunidades. Nos despojan los proyectos mineros, las represas, las carreteras y ductos.

“En los pasados 30 años, desde poderes institucionales y fácticos se ha dado un desmantelamiento sistemático del Estado y del marco normativo en México. Se ha impuesto una serie de reformas a la Constitución y leyes de carácter estructural, así como ratificaciones y profundización de tratados de libre comercio, que han destruido las normas que permiten a los pueblos defender el tejido social y la vida comunitaria.

La más reciente manifestación de esta embestida es la avalancha de reformas impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Todo este paquete de modificaciones colocan al país y a todo lo que en él se encuentra a la venta, expusieron en la declaratoria final del encuentro.



 

Declaratoría del #EncuentroEnAtenco y Jornadas Nacionales en Defensa de la tierra, el agua y la vida.

San Salvador Atenco, 17 de agosto de 2014


El despojo es una realidad cotidiana que padecemos todas y todos: despojo de la tierra, del agua, del aire, de la biodiversidad, de nuestros saberes, del patrimonio familiar y comunitario, de los bienes comunes, de nuestros derechos individuales y colectivos, de nuestros sueños y nuestras esperanzas. No es algo nuevo, pero en los tiempos del neoliberalismo el despojo se ha intensificado. Para nuestro profundo agravio, el despojo se manifiesta también en la descomposición social de la población de nuestro país. Sin embargo, la población no ha permanecido pasiva ante esta barbarie: el incremento de los intentos de destrucción y robo han también hecho crecer las resistencias.

Los megaproyectos que se imponen se imponen sin el consentimiento de las comunidades. Nos despojan los proyectos mineros, las represas, las carreteras y ductos. Nos imponen urbanización desordenada, desarrollos turísticos, privatización de los servicios básicos, se adueñan de la biodiversidad y le ponen precio, comercializan y empobrecen nuestra riqueza cultural. Son los agronegocios, los talamontes, los empresarios turísticos que se adueñan del paisaje, el crimen organizado y el crimen de cuello blanco los responsables de este saqueo. El despojo también se manifiesta en quienes se apropian o buscan apropiarse del espectro electromagnético, el internet, quienes mediante los transgénicos colonizan nuestro genoma y hasta quienes se apropian o buscan controlar nuestras ideas. Nos despojan los grandes monopolios nacionales y trasnacionales. Los gobiernos cómplices y serviles nos entregan, a cambio de unas migajas, a la voracidad de los duos del dinero, quienes buscan convertir en mercancía todo lo que somos y todo lo que es nuestro mundo al que pertenecemos. Bajo la lógica de este sistema se criminaliza a las comunidades que defienden su territorio. No se castiga a quien roba, destruye y mata, sino a quien desde la resistencia busca detener esta barbarie. La dupla criminal integrada por los duos del dinero y gobernantes es premiada con mayores facilidades para continuar lucrando.

En los últimos treinta años desde poderes institucionales y fácticos se ha dado un desmantelamiento sistemático del Estado y marco normativo en México. Se han impuesto una serie de reformas a la Constitución y leyes de carácter estructural, a como ratificaciones y profundización de tratados de libre comercio, que han destruido las normas que permiten a los pueblos defender el tejido social y la vida comunitaria. La última manifestación de esta embestida es la avalancha de reformas impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Todo este paquete de reformas coloca al país, y todo lo que en él se encuentra, a la venta. La ofensiva contra las comunidades campesinas tiene su expresión más crítica en la reforma energética. En estas normas se han atacado sistemáticamente mecanismos de defensa de las comunidades movilizadas. Se eliminó el fin social de la tierra al otorgar a las actividades de explotación de hidrocarburos y generación y transmisión de energía eléctrica preferencia por encima de cualquier otra actividad realizada sobre las tierras. Se ha facilitado la expropiación, la constitución de servidumbres y la ocupación temporal de la tierra de comunidades, de la cual  gozarán,  no  sólo  las  empresas  productivas  del  estado  (Pemex  y  CFE),  sino  también capitales privados. Se ha debilitado el derecho a la consulta de comunidades indígenas hasta


protección al medio ambiente. Se han atacado las facultades del municipio para ordenar el territorio frente a proyectos extractivos y ahora se busca desmantelar las facultades de asambleas ejidales a partir de una contra reforma al campo en puerta. Otras instancias de despojo se han presentado en la reforma laboral, la educativa, la de telecomunicaciones, entre otras.




No podemos negar que nos han agraviado profundamente. No obstante, la historia reciente nos demuestra que la dignidad ha podido más que la barbarie, que el saqueo y la embestida de quienes se sienten duos de nuestras vidas, tierras y comunes. Como muestra de las resistencias que se han alzado en dignidad a lo largo y ancho de nuestra nación nos encontramos una parte aquí reunidos; las mujeres, hombres, niños, ancianos y, en general, todas las luchas hermanas que resisten desde distintas trincheras a este modelo avasallador.




El poder se encuentra organizado y unido; se compactan al momento de dar un golpe. Y resulta  que  una  de  las  preocupaciones  fundamentales  de  este  encuentro  ha  sido  mo nosotros podemos organizarnos, unirnos y cerrar filas para enfrentar esta embestida que nos golpea a todos. El despojo afecta a todas y todos, no solo a los campesinos.

La tarea que tenemos no es poca y precisa de reconocernos, escucharnos y respetarnos; partir de la solidaridad, como compromiso, como principio permanente   y sobre todo como oportunidad generada por la lucha misma. Una tarea inaplazable es la liberación de todas y todos los presos políticos, el regreso de las y los desaparecidos y la defensa de las y los perseguidos por luchar.

Si  bien  es  necesaria  la  defensa  permanente  de  nuestros  territorios,  no  es  suficiente  con resistir, tenemos que ser capaces de pasar a la construcción de alternativas que nos permitan por un lado, mantener nuestra tierra, el agua, la vida y nuestros derechos. y por otro , la posibilidad de desatar todos los saberes, la imaginación y la creatividad del pueblo al servicio del pueblo.

Por supuesto que nos hemos equivocado y hab que tener la humildad para rectificar, asumir y aprender de nuestros errores, porque sólo de ese modo podemos avanzar en la construcción honesta y colectiva en la lucha.

No hay una receta para la resistencia, todas las coyunturas son distintas y todos aprendemos de todos. Volvamos a nuestras raíces;, valoremos nuestras culturas que han sido muralla de resistencia milenaria frente a los despojadores.

Queremos heredar a nuestros hijos y sus hijos nuestra tierra, y nuestro amor por ella.

El momento histórico que nos toca enfrentar es muy complejo. Pero como los abuelos nos han enseñado a mirar el horizonte, volteamos a ver las resistencias de los pueblos que nos han dado ejemplos. De ellas y ellos retomamos los frutos y aprendizajes para enriquecer nuestros caminos de lucha para defender nuestros territorios, levantar nuestras voces y reivindicar que existimos, que tenemos derechos. Nuestra lucha es por la vida misma.

¡Nos negamos a tener precio! ¡Nos negamos a perder nuestra libertad, a poner nuestra tierra en venta! La última palabra la tiene el pueblo.

Como se dijo aquí en Atenco: Abrazamos el sentir de todos los delegados que vienen representando a sus comunidades, organizaciones y sus luchas. Hoy no es Atenco nada más, hoy es el llamado de la patria. Parece que somos pocos, pero con muchas gotas se hacen las grandes tormentas. El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra somos todos. Ustedes la defienden al estar acá.” De este Encuentro, todos nos vamos abrazados